Desactivar precarga

"La Quinta del Puente" por Eduardo Muñoz Serpa

Tomado de Vanguardia Liberal - Dic 11/2018

Terminaba otra calurosa tarde en Valledupar; él estaba en la puerta de su casa, en un añoso taburete, “tomando el fresco”, mientras yo, en ese entonces joven, estaba sentado en el borde del andén, oyendo su parla y viendo la nube que acostumbra a cubrir la cresta de la Sierra Nevada. Hablaba de esa añoranza de su natal Santander, que llevaba a rastras, de la que no se había podido curar desde que los ‘chulavitas’ lo sacaron ‘en pela’; desde entonces estaba allá, recordando lo de acá. De golpe dijo, más para sí que para mí, en Santander somos como aquella variedad de cangrejos que cuando los echan vivos a un caldero que está al fuego, luchan por salir, pero cuando alguno logra llegar al borde para salvarse, los otros le jalan para que caiga al fondo de la vasija. En Santander, para que alguien triunfe, lo mejor es que se vaya lejos, o lo arrojan al fondo de la olla.

En estos días he rememorado esa vivencia, esa sentencia, porque la revista Dinero hizo un interesante trabajo periodístico y, con base en los resultados de las pruebas Saber que hace el Estado a los bachilleres del país, estableció el escalafón de los colegios de Colombia que más han sobresalido en los últimos 13 años y resulta que el mejor plantel en tal lapso ha sido La Quinta del Puente.

Eso es mucho. Que un colegio nuestro haya superado, repetidamente, durante 13 años, a los mejores y ‘más encopetados’ colegios del país, merece ser resaltado, pues es nuestra región la que triunfa y pone en evidencia que aquí un colegio ha hecho muy bien su tarea durante 13 años.

Pero la reacción fue como si se tratara de un plantel ubicado en la otra punta del mundo, ajeno a nosotros.

Cual los cangrejos, pujamos para que nadie sobresalga.

Ese es nuestro amargo sino.

 

Compartir:

Participa y comenta esta publicación